lunes, 2 de enero de 2012

En principio

Me declaro en rebeldía, en profunda desintonía, ingobernable.
Me declaro desierta y despierta. Inhóspita e inhabitable.
Me declaro en bancarrota de emociones. Cuenta en rojo sin razones.
Me declaro tácita de abrazos y ternuras. Huérfana de hombres y pasiones.
Me declaro error de cálculo, batalla perdida.
Me declaro caída, vencida, agobiada y aterida.
Y declaro todo esto para que vengas
me reinventes, signifiques, domestiques.
Te declaro conquistador, vencedor,
rey de espadas, cruzado, confederado.
Plantá bandera y caigo rendida.