martes, 24 de julio de 2012

Demiurgo.



Dicen que en el inicio solo había una masa caótica, desordenada e informe.  Y estaba también el Demiurgo, quien contemplando esta masa etrópica la miró y dijo:
«¿Qué puedo hacer con ella? No sé lo que voy a hacer. Pero haga lo que haga lo voy a hacer bien».

Y así del mismo modo en que se narra en el Timeo, a veces —muy pocas veces, demasiado pocas — y sólo a algunos privilegiados se les concede la gracia que un artista creador reordene su universo.
Viene a impulsar y a crear. A reorganizar las ideas preexistentes y el cosmos.
Toma esa materia en sus manos y con infinito cuidado la moldea de nuevo.
Reescribe sus paradigmas.
La resignifica y le da razones para existir.
La hace realidad.

Algunos mortales elegimos creer que es eso a lo que llamamos Amor.

4 comentarios:

regelus dijo...

Hola, vine a dejar mis patacones, me gusto exageradamente todo. Tenes paypal?

Mis indiscontinuadas muestras de afecto para con usted, mi estimada.

Noelle E.B dijo...

No tengo Paypal, pero te paso mi CBU
Gracias queridisimo.

José A. García dijo...

Yo le llamo, simplemente, arte.

Lo demás viene adosado a él.

Excelente texto.

Saludos

J.

Pablo Hernández M. dijo...

Qué bien que encontré este blog. Seguiré con las visitas. Un saludo desde Guatemala.