jueves, 22 de marzo de 2012

Que seas.



Que sea impredecible.
Que viaje libre y ligero en su mente.
Que llegue como vendaval para causar estragos.
Que lleve el infierno en la boca y el abismo en los ojos.
Que traiga un laberinto en su mente y una prisión en la piel.
Que aunque no entienda, acepte.
Que aunque no olvide, perdone.
Que exista.